En 1990 se dio un hecho mundial relevante, la publicación del Informe de Desarrollo Humano por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el cual se proponía un concepto de desarrollo y de su medición que iba más allá del ingreso o producto per cápita.

Se propone entonces el concepto de desarrollo humano, como “un proceso mediante el cual se amplían las oportunidades de los individuos, las más importantes de las cuales son una vida prolongada y saludable, acceso a la educación y el disfrute de un nivel de vida decente” (PNUD, 1990: 33). Se reconoce que además de esas consideradas como las más importantes, hay otras oportunidades altamente valoradas por las personas, que van desde la libertad política, económica y social, hasta la posibilidad de ser creativo y productivo, respetarse a sí mismo y disfrutar de la garantía de derechos humanos.

Autor: Pablo Sauma