El sector privado es un actor fundamental en el desarrollo económico, ya que mediante la generación de empleos y de ingresos, así como la provisión de bienes y servicios, contribuye activamente en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas. De ahí surge la importancia de apoyar al crecimiento del sector privado, y para ello se requiere de “una mejora en competitividad, incluyendo un clima de negocios que facilite que empresarios con buenas ideas y energía, sin importar su sexo y origen, puedan crear y hacer crecer sus propias empresas, generando más empleo” (Banco Mundial, 2014a).

A su vez, para monitorear los avances logrados en el clima de negocios de los países es que se han creado múltiples índices, dentro de los que destacan el Índice de facilidad para hacer negocios del Doing Business y el Índice de Innovación Global. En las dos primeras secciones del presente documento se analiza cada uno de esos Índices; mientras que en la tercera sección se realiza un análisis global de los resultados obtenidos para el caso específico de Costa Rica, incluyendo los principales retos para mejorar el clima de negocios y de innovación en el país.

Autora: Fernanda Chacón